Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

lunes, 25 de julio de 2011

17.07.2011 – Mensaje de San José


“- Mis hijos, Mi AMANTÍSIMO CORAZÓN os Bendice hoy una vez más y os da la Paz.Creced cada día más en al verdadera Devoción a Mi AMANTÍSIMO CORAZÓN, viviendo cada día más en Mi Presencia, en Mi Amor, correspondiendo con todo vuestro corazón a Mi llamado y creciendo cada vez más en la verdadera confianza y dependencia de Mi Amor, exactamente como hizo ISAAC con su padre ABRAHAN.

Isaac amaba tanto a su padre ABRAHAN que no contestó, ni incluso cuando el padre fue preguntado por el hijo donde estaba el sacrificio para ser ofrecido al Señor y el padre le respondió: “El Señor providenciará.”
Isaac confió en su padre, confió que su padre sabía perfectamente todo lo que estaba haciendo y lo que iba a hacer. Y cuando Isaac vio que el sacrificio sería él mismo, no resistió al padre, no contestó, no opuso resistencia a aquello que el padre debía hacer. Confió en él, aunque aquello fuese contra todos sus principios, contra su propia naturaleza, contra su entendimiento. Confió en el padre y el
Señor dio el premio a ABRAHAN y a ISAAC bendiciéndoos y volviéndoos Patriarcas de todo el Pueblo de Dios.
Si vosotros también tuviereis para Conmigo la verdadera confianza, el verdadero amor, la verdadera dependencia, el verdadero amor filial tal como ISAAC tenía por su padre. Si confiareis que aquello que hago por vosotros, que la obra que Yo realizo en vosotros por medio de Mis Mensajes es Santa y que Yo sé para donde os conduzco. Y si vosotros os dejareis guiar, conducir dócilmente por Mí incluso que eso sea conduciros, por medio de sacrificios, en medio de sacrificios y sufrimientos, que no entendéis, que no comprendéis. Si confiareis, si os dejares conducir por Mí, vosotros también seréis premiados con la Bendición del Altísimo, con la Bendición del Señor, tal como ABRAHAN, tal como ISAAC fueron.
Ved que Yo os llamo a la confianza completa en Mi Amor, que Yo os llamo a la confianza total, irrestricta en Mi Amor. Quiero de vosotros una confianza idéntica a aquella que ISAAC tenía por su padre.
Solamente de esta forma podré guiaros y conduciros por la vía: del Amor, del Bien, de la Gracia y de la Paz.
Hoy, os Bendigo, a todos vosotros que oís Mi Mensaje por medio de la voz ronca de Mi hijo Marcos, resfriado, que resistió hasta ahora para que Yo pudiese transmitiros Mi Mensaje.
Ved hijitos, que Mi Amor no se cansa de enseñaros la Verdadera Devoción para Conmigo que Yo espero de vosotros y que vosotros debéis tener. De vosotros a quien tanto enseño, espero siempre más la práctica perfecta de Mis Lecciones de Amor.
Adelante, Mis alumnitos! Practicad lo que os enseño! Porque en Mis Palabras se encierra gran Sabiduría que es negada a los soberbios de corazón, pero que es revelada y enseñada a los puros, a los humildes, a los simples de espíritu.
A todos, en este momento Bendigo con Amor.”