Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

domingo, 20 de noviembre de 2011

Medalla Del Amadísimo Corazón de San José


 Santuario de las Apariciones de Jacareí – SP - Brasil
REVELACIÓN DE LA MEDALLA DEL AMADÍSIMO CORAZÓN DE SAN JOSÉ
Jacareí, 07 de mayo de 2011  
MENSAJE DEL AMADÍSIMO CORAZÓN DE SAN JOSÉ AL VIDENTE MARCOS TADEU TEIXEIRA:

“-Marcos, Mi hijo amadísimo, vengo hoy para darte una grande gracia de Mi Corazón. Vengo para dar a mis hijos una grande bendición y un grande don de Mi Amor, para ayudarles en sus aflicciones y dificultades y también para defenderles de todos los males. Este Don es Mi Medalla, la MEDALLA DE MI CORAZÓN. Fíjate en lo que voy a mostrarte ahora y grábalo en tu corazón.
(Palabras del vidente Marcos Tadeu) “- Vi surgir en el pecho de San José Su Amadísimo Corazón en llamas de amor como si fuera un sol resplandeciente de luz. Y entonces surgieron alrededor de San José las siguientes palabras con letras doradas y luminosas: “AMADÍSIMO CORAZÓN DE SAN JOSÉ”. Bajo la nube donde se apoyaban los pies de San José, apareció la fecha de hoy: 07 DE MAYO DE 2011. Alrededor de la cabeza de San José también había muchos resplandores, muchos rayos luminosos. El cuadro oval dio la vuelta y en su reverso apareció dos lirios que subían por los dos lados de la Medalla hasta arriba. Abajo aparecían las palabras luminosas: “RUEGA POR NOSOTROS Y DA LA PAZ AL MUNDO”. En el centro había una Cruz. Mas o menos en el medio de esta Cruz estaba el Sagrado Corazón de Jesús Coronado de Espinas. Un poco más abajo, a la derecha, el Corazón Inmaculado de María rodeado de espinas; y un poco más a la izquierda, el Amadísimo Corazón de San José, rodeado de llamas de amor y también de espinas, pero éstas no estaban a su alrededor sino que estaban clavadas en Su Corazón, lo espetaban. Luego, San José me dijo:
(San José) “-Hijo, hace muchos siglos tengo guardado esta grande gracia. La revelación de Mi Medalla al mundo, dándotela y revelándotela en estos tiempos. Solamente tú en el mundo has recibido Esta Gracia. Eso se debe al grande Amor que Yo tengo por ti Marcos, mi hijo más esforzado y dedicado y también al grande Amor que Yo tengo por este lugar, que es tan querido por Mi Amadísimo Corazón y por Nuestro Señor. Este lugar Bendito y Elegido por Nuestros Sagrados Corazones Unidos es donde derramamos las riquezas de Nuestro Amor y es donde manifestamos las más grandes misericordias de Nuestros Corazones Unidos: en el amor, en el dolor y en la gloria. Por eso, te pido que acuñes una Medalla de acuerdo con el modelo que has visto, para que todos la lleven en sus cuellos, y así puedan recibir grandes gracias de Mi Corazón. Ella será una señal potentísima de Mi Amor por Mis hijos y atraerá sobre ellos las bendiciones de Nuestro Señor. Diles también a Mis hijos que Yo les prometo que: 
LAS VEINTE PROMESAS DEL AMADÍSIMO CORAZÓN DE SAN JOSÉ PARA AQUELLOS QUE USARÁN CON DEVOCIÓN LA SANTA MEDALLA:
1ª Todos los que lleven Mi Medalla con confianza serán guardados por Mi en todos los momentos de sus vidas, especialmente delante del peligro y estarán siempre a cubierto con Mi Manto.
2ª No serán flagelados por la miseria espiritual, tampoco por la miseria temporal.
3ª No les faltará los medios necesarios para que tengan una vida digna. En otras palabras, no les faltará trabajo ni la ayuda caridosa para que tengan una vida digna.
4ª Los que usan Mi Medalla y rezan Mi Hora Santa los domingos no serán vencidos por las tentaciones del demonio. Disminuiré sobre ellos la influencia de satanás. Libraré a sus casas, bienes, cuerpos y almas de cualquier dominación satánica.
5ª Serán benditos en sus trabajos y obras.
6ª Serán aliviados y confortados por Mi en sus enfermedades y sufrimientos.
7ª Muchos serán curados Milagrosamente para la más grande Gloria de Dios y el triunfo de los Corazones Unidos.
8ª Los que usan Mi Medalla, con amor, no conocerán a las llamas eternas.
9ª No morrirán en pecado mortal aquellos que usan Mi Medalla y tienen la Verdadera Devoción por Mi Corazón.
10ª Sus famílias serán socorridas por Mi en sus necesidades y serán cubiertas por mi manto.
11ª Los jóvenes que usan Mi Medalla con amor, siguiendo Mis ejemplos y virtudes, no caerán en el pecado. Y si vengan a caer, volverán al camino de la virtud. Los jóvenes puros y castos se conservarán así y recibirán de Mi todos los medios, la fuerza y la gracia para que perseveren hasta el fin en el camino de la castidad y de la santidad.
12ª Esta Medalla hará despertar en muchas almas, el Santo deseo de consagrarse a Mi y dedicarse la vida a la oración, contemplación y entrega total a Dios por medio de Mi Corazón.
13ª En las almas que usen Mi Medalla se disminuirá, hasta desaparecer por completo, el amor desordenado por uno mismo, por el mundo y por las criaturas, y aumentará siempre más en estas almas el Amor Divino y Celestial, el gusto por las cosas de Dios e el amor por las virtudes.
14ª Serán iluminados sobre los misterios de la redención y sobre cuanto Mis sufrimientos, unidos a los de Jesús y María, influyeron en la obra de la redención humana. Serán esclarecidos sobre Mis Virtudes, méritos y dones que Yo recibí de la SantísimaTrindad y sobre el imenso Amor que Ella tuvo y tiene por Mi.
15ª Yo les escucharé en todas sus oraciones y todo lo que me pidan Yo les concederé. (Desde que no sea algo en contra a la voluntad de Dios.)
16ª Los agonizantes serán confortados por Mi en los últimos momentos de sus vidas en la Tierra. No serán atormentados por los demonios en sus agonías. Recibirán Mi visita y Mi abrazo paterno, respirando suavemente en Mis brazos.
17ª Los padres recibirán Mi contínua asistencia en sus dificultades y tendrán las luces necesarias para que eduquen bien a sus hijos en el santo Amor de Dios.
18ª Poco a poco, la Paz volverá a las familias y a las ciudades donde Mi Medalla sea conocida, amada y propagada. La Paz y la concordia reinarão donde Yo sea amado y venerado por su medio. Las guerras serán detenidas, alejadas o durarán menos tiempo. La violencia se desaparecerá.
19ª Los corazones empedernidos en el pecado serán tocados por la gracia y volverán  al seno de la Santa Fé Católica y caminarán con paso firme en el camino de la Santidad.
20ª Los que usarán Mi Medalla recibirán la gracia de que sean llevados por Mi diretamente al Paraíso después de la muerte, y serán puestos junto a Mi trono en el Cielo donde conocerán mis misterios y secretos y donde disfrutarán de una indescriptible felicidad a Mi lado para siempre.
(Marcos): Y por fin San José dijo que a través de esa Medalla la verdadera devoción para con Él, para con Su Corazón se esparcirá rápidamente por todo el mundo, que por medio de esa Medalla él será puesto en local de honor, de donde le sacaron a lo largo de los siglos, hasta casi caer en el olvido por el pueblo cristiano, por el pueblo católico. San José va a resplandecer con una gloria que nunca ha resplandecido antes, gracias a esta Medalla Milagrosa. San José dijo también que esa Medalla fue revelada allá en aquel lugar, porque Él tiene un imenso amor por aquel lugar muy querido a Su Corazón, más que todo el mundo, y que esta Medalla va a apresurar mucho el triunfo de Su Corazón y de María en las almas, en las familias y en las naciones. Y, por eso, tuve la misión de acuñar esta Medalla lo más pronto posible y ponerla accesible a todas las almas, a todos Sus Hijos, lo más pronto que pueda.