Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

viernes, 17 de febrero de 2012

MENSAJE DE LA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ Y SANTA HILDEGARDA


JACAREÍ, 22 DE ENERO DE 2012
CAPILLA DEL SANTUARIO DE LAS APARICIONES DE JACAREÍ – SP – BRASIL
CENÁCULO DE CONMEMORACIÓN DE LA FIESTA DE SANTA INES
MENSAJE DE LA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ
COMUNICADA AL VIDENTE MARCOS TADEU TEIXEIRA




MENSAJE DE LA VIRGEN



“-Hoy les invito, mis queridos hijos, nuevamente a la conversión. Vine en estas APARICIONES DE JACAREÍ llamar al mundo a la conversión, por la última vez, pues después que estas Apariciones terminen Yo jamás volveré a este mundo.
¡CONVIÉRTANSE SIN RETRASO! PUES EL AVISO ESTÁ A SUS PUERTAS, EL CASTIGO ES INMINENTE Y USTEDES SIGUEN DURMIENDO CON SUS PECADOS Y DEFECTOS SIN BUSCAR A SUS CONVERSIONES, SUS SANTIFICACIONES Y SUS PERFECCIONAMIENTOS ESPIRITUALES.
Vengo invitarles otra vez para que escuchen los latidos de Mi Corazón y para que dejen entrar el fuego del amor de Mi Corazón en sus corazones y los cambien  completamente. Dejen entrar Mis Llamas de Amor en sus corazones y cambien sus corazones completamente del pantano y pecado a un jardín de gracia, belleza  santidad. Déjenme arrancar hasta la raíz todas las plantas más que hay en sus almas, los apegos, los pecados, el mal que todavía está en ustedes. Déjenme también sacar de ustedes, Hijitos míos, aquellos residuos del mal y del pecado, sobre los cuales los Santos tanto les hablaron y que todavía siguen en ustedes, aún después  de convertidos, pues el mal siempre deja sus marcas en el alma de quien lo practicó. Así como alguien no puede caminar y salir  de un pantano sin ensuciar sus pies, también un alma no puede cometer un pecado sin que le quede resquicios del mal, y Yo quiero, Hijos míos, librarles de todos estos resquicios del mal. Les permití, por lo tanto, que Mi Llama de Amor les queme, les purifique, les abrase de tal modo que se reduzcan las cenizas de todo el residuo del mal, del pecado, del amor al mundo y de las más inclinaciones que todavía quedan dentro de sus corazones.
Yo quiero convertirles en flores de gran pureza, gran amor, gran belleza y santidad, para que Yo pueda ofrecerles a la Santísima Trinidad, pero para eso ustedes tienen que dejarse realmente quemar en Mi Llama de Amor, para que Yo pueda purificarles de tal modo que no quede un nodo, una mancha siquiera de pecado y de mal en ustedes. Por eso, les pido una docilidad sin límites, una obediencia sin reservas a todo lo que Yo les he pedido aquí, para que así Yo complete en ustedes  la obra que ya empecé.

Gran cosa, gran instrumento en Mis Manos para realizar en ustedes esta obra que mencioné de purificación y santificación son  las oraciones que Yo les di aquí, y que mi hijo Marcos les grabó para ustedes. Por medio de estas oraciones les purifico mucho, les quemo las semillas del mal que todavía le quedan, hago germinar las semillas  del bien, de la bondad, del amor y de la santidad, purifico y limpio hasta los más escondidos recónditos de sus almas y así, hijos míos, todos los días les hago siempre avanzar para acercarles de aquella belleza extremada, de aquella santidad consumada que tanto quiero y espero de ustedes.
Déjense, déjense purificar, déjense abrasar por Mi Llama de Amor de modo que todos los días Yo pueda siempre llevarles a una mortificación más grande de sus voluntades, de sus  propias ganas, de modo que ustedes puedan libertarse de todas las esclavitudes y corrientes que todavía les atan a este mundo, a las cosas contrarias a Dios y pasajeras, para que así, más libres, ustedes puedan crecer siempre más en el amor de Dios hasta  alcanzar la plenitud del amor que los santos alcanzaron. Yo quiero llevarles a vivir en la transcendencia divina aún en esta vida, conduciéndoles por la perfecta vía del amor, del amor verdadero a Dios, vía esta en que Los Santos son los amigos, los maestros y hermanos mayores que tanto pueden ayudarles a avanzar y a crecer en esta vía de amor.
 Yo estaré al lado de ustedes también para ayudarles y si no pongan obstáculos para  Mi Llama de Amor en sus corazones, si no resistan a Mi voluntad  y a Mis Mensajes voy a llevarles a esta grande perfección  en el Amor, les llevaré muy, muy lejos en la vía del  perfecto amor.
Acepten Mi Llama de Amor! Abrazen Mi Llama de Amor! Respondan sí a Mi Llama de Amor! Dejen que Ella actue en ustedes, que Ella queme en sus corazones todo lo que no es de Jesú, todo lo que no es Mío y que no viene de Mí y dejen que Ella cambie la piedra de hielo de sus corazones en un horno donde todo lo que es contrario a Dios sea quemado y consumido y donde todo lo que viene del Espíritu Santo, del  fuego purificador y santificador del Espíritu Santo crezca y arda siempre más!
Hijos míos, prepárense con mucha oración para el Cumpleaños de
Mis Apariciones aquí, y agradezcan conmigo a Dios por me haber permitido quedar aquí con ustedes en esa escuela de santidad que hace 21 años Yo abrí y en la cual mi primer alumno es Mi hijito Marcos y después todos ustedes porque esta Escuela de Santidad está destinada a darle mucha gloria a Dios y a generar muchos santos para el Cielo.
Agradezcan Conmigo a Dios por me haber permitido hacer Aquí Mi Escuela de Salvación, de Oración, de Conversión y de Santificación de donde Yo sacaré la más grande gloria y la más perfecta alabanza de todos los tiempos para la Santísima Trinidad!
A todos en este momento les bendigo generosamente de LOURDES, de PONTMAIN y de JACAREÍ.
La Paz Hijos Míos, la Paz Marcos, el más esforzado y dedicado de Mis hijos, sigue adelante en tu dedicación sin preocuparte con los que son contrarios a tí, porque en realidad no son contrarios a tí, sino a Mí y Yo sabré ponerlos todos a Mis pies.
Sigue adelante, guerrero de Mi Corazón Inmaculado, y lleva cada vez más almas para dentro del Aprisco Seguro de Mi Corazón Inmaculado! La Paz, Hijos míos.”

(GRANDE PAUSA)

(Marcos:)¡-Oh! ¡Qué alegría poder verte! ¡Hace tanto tiempo que te admiro, que te amo, que rezo a tí! ¡Hace tanto!

MENSAJE DE LA SANTA HILDEGARDA
 

“-¡Mis amados hermanos! Yo, HILDEGARDA, sierva de Dios, de María Santísima, de San  José, vengo hoy bendecirles y darles la paz.
Vivan siempre más en el Espíritu de Dios, buscando la santidad, buscando más lo que es celeste que aquello que es mundano, para que verdaderamente  crezca en ustedes el germen de la vida verdadera en Jesú, para que crezca en ustedes el amor divino, la santidad, y la propria luz de la Santísima Trinidad.
Vivan siempre más en el espíritu de Dios, buscando huir de todo aquello que es contrario al Espíritu Santo, de todo aquello que lo lastima, que lo ofende y buscando siempre más aquello que Lo agrada, aquello que verdaderamente les   hace dignos templos del Espíritu Santo.
Busquen, por lo tanto, las virtudes practicando siempre más LA FÉ, LA ESPERANZA, LA CARIDAD, LA JUSTICIA, LA TEMPLANZA, LA FORTALEZA Y EL AMOR. De modo que ustedes sean templos honoríficos del ESPÍRITU SANTO, para que Él  reproduzca en ustedes las obras de gracia que produjo en ustedes en primer lugar, en la propia SANTÍSIMA VIRGEn, Su más grande, más sublime e incomparable templo, y después en el grandioso SAN JOSÉ, en cuya alma el Espíritu Santo hizo obras y maravillas de gracias tan grandes, que solamente en el cielo San José podrá revelarles todo lo que el Espíritu Santo realizó en ÉL, pues en mente mortal, en carne mortal tal conocimiento sería para ustedes tan grande, tan inmenso que no sería posible que conocieran estas grandezas en carne mortal. Aunque ustedes fueran Ángeles no podrían entender las grandes maravillas que el Todo Poderoso realizó en el alma de San José! Y entonces, el Espíritu Santo podrá reproducir también en ustedes aquellas grandes obras y maravillas de gracias que realizó en todos Nosotros,  los Santos y ustedes también conocerían aquella alegría, aquella felicidad, aquella vida perfecta y divina que Nosotros conocemos y en la cual vivimos aquí  en esta Tierra.
Si ustedes vivieran en el Espíritu Santo manteniendo una profunda y poderosísima unión con él, si ustedes vivieran en el Espíritu Santo, buscando cada vez más aquello que le agrada, obedeciendo los Mensajes que Él les dió aquí, siguiendo los consejos que Nosotros los Santos juntamente con  la Madre de Dios, San José y los Ángeles les dejamos aquí en estas Apariciones, el Espíritu Santo bajará sobre ustedes con poder. Él quemará en sus corazones todo aquello que aún es mundano, todo aquello que es contrario a su Amor, y va encender en ustedes una llama viva de amor que ardirá cada día más, cada vez más hasta alcanzar la plenitud. Y entonces, ustedes serán copias, reflejos vivos de aquello que Yo fui, una llama viva del Espíritu Santo, un horno ardiente que caminaba sobre la Tierra abrasando todo y a todos que tenían contacto Conmigo. Entonces, el fuego del amor del Espíritu Santo se esparcirá de corazón hacia corazón y así este mundo se cambiará en el reino del Espíritu Santo, donde todos serán estrellas ardientes, llamas de amor vivo por Él y todos le darán honor, gloria y alabanza.
Vivan en el Espíritu Santo rezando todos los días más y mejor, buscando rezar con el corazón, abriendo espacio en sus corazones para que el Espíritu Santo entre y realice Su gran obra de santificación y salvación. De este modo, ustedes viverán todos los días como templos del Espíritu Santo, donde Él habita, descansa y encuentra Sus delicias. Busquen cultivar una vida de verdadera unión con Él, renunciando sus voluntades y aceptando las Suyas, ofreciéndole sus corazones completamente a Él para que Él pueda llenarles con Su Paz, Su Amor, Su Alegría, Su Felicidad, Su Presencia.
Entonces todas las palabras que salgan de sus bocas serán espíritu y vida, porque sus bocas transbordarán de lo que el corazón está lleno, o sea, del propio Espíritu Santo. Recen más a Él, adórenlo más en el día a día ofreciéndole las oraciones de sus corazones. Entonces, Él les cubrirá con Sus grandes y luminosas alas de Amor, Él les envolverá con Su luz infinita y en sus almas no más existirá noche de pecado, de tristeza o de confusión, sino días de  alegría, luz y gracia.
Yo, HILDEGARDA, estoy con ustedes en estos tiempos de gran Apostasía, de pérdida de la verdadera fé, que como un cáncer corroyó toda la fé pura que había dentro de la Iglesia, en esos tiempos malos de violencia, de egoísmo, impiedad y crueldad, Yo vengo para llamarles a la verdadera conversión que conduce a Dios y que podrá salvar este mundo atrayendo para ustedes nuevos días de Paz. Los tiempos son malos Hermanos míos, por eso:
QUIEN REZA POCO SE PONE EN GRAN PELIGRO DE CONDENACIÓN, QUIEN NO REZA YA ESTÁ CONDENADO Y SOLAMENTE QUIEN REZA MUCHO CONSEGUIRÁ LLEGAR EN EL TRIUNFO DEL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA, PURO Y SANTO, PARA RECIBIR LA CORONA DE LA VICTORIA.
Yo, HILDEGARDA, les ofrezco Mi Mano, Mi ayuda, Mi protección para ayudarles en esos tiempos malos en que viven ustedes, para conducirles seguramente a la victoria, a la salvación y al Cielo. Si aceptan Mi Mano, Mi ayuda, si se dejan conducir por Mí, les conduciré sin error, sin retraso, sin equívoco alguno hasta el aprisco seguro de los Corazones Unidos de Jesú, María y José.
Vengan! Yo les abro ahora mi Manto para todos aquellos que quieran entrar en Él y vivir bajo Mi protección, bajo Mi amparo y Mi Amor!
Si ustedes fueren Mis verdaderos discípulos les guiaré y les conduciré por la vía del perfecto amor por donde Yo misma seguí y caminé antes de ustedes y que Me hizo llegar a una bellísima morada, una de las más excelsas y elevadas que existen en el Paraíso, en el reino del Cielo.
A todos ustedes en este momento, les pido que sigan con todas las oraciones que la MADRE DE DIOS, que los SAGRADOS CORAZONES les dieron aquí, sobre todo el Tercio de las LÁGRIMAS DE SANGRE, que es tan poderoso para ahuyentar el demonio, libertar los pecadores encarcelados en el pecado mortal, en las garras de Satanás y para alcanzarles potentes milagros de la Misericordia de Dios.
¡USEN, USEN LA MEDALLA DEL CORAZÓN DE SAN JOSÉ CON MUCHO AMOR! PUES YO LES DIGO, SI EN MI ÉPOCA, SI A MÍ SAN JOSÉ TUVIESE REVELADO LA MEDALLA DE SU CORAZÓN, LA QUE ÉL REVELÓ A MARCOS AQUÍ EN  ESTAS APARICIONES Y QUE ÉL SE LA DIÓ A USTEDES,  YO LE DARÍA MI VIDA MIL VECES PARA AGRADECER LA GRACIA DE RECIBIR SU MEDALLA. Y SI SAN JOSÉ ME HUBIERA DICHO QUE YO DEBERÍA DERRAMAR TODA MI SANGRE PARA ALCANZAR LA GRACIA DE RECIBIR SU MEDALLA YO LE DARÍA MI VIDA, SIN NINGUNA DUDA, PARA RECIBIR ESTA GRACIA QUE ES GRANDE, INMENSA Y QUE DEJA LOS CIELOS Y LA TIERRA ADMIRADOS, ESPANTADOS CON LA GRANDEZA DE LA MISERICORDIA Y DEL AMOR QUE SAN JOSÉ TIENE POR ESTE SANTO LUGAR, POR MARCOS Y TAMBIÉN POR USTEDES, MIS HERMANOS, MIS QUERIDOS AMIGOS.
Yo, HILDEGARDA, prometo alcanzar del  CORAZÓN DE SAN JOSÉ para todos los que usen SU MEDALLA copiosas gracias, abundantes bendiciones y, sobre todo, la protección contra todos sus enemigos espirituales y temporales.
A todos, en este momento, les bendigo amablemente.”


“Los esclavos tocam las campanas reverenciando la subida de la Celestial Reina y Mensajera de la Paz con Santa Hildegarda al Cielo, termina entonces la Aparición.”