Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

jueves, 5 de abril de 2012

Jacareí, 19 de marzo de 2012

FIESTA DEL FELIZ TRÁNSITO DE SAN JOSÉ ASISTIDO POR JESÚ Y MARÍA
Mensaje de San José:

“-Hijos míos, hoy, cuando conmemoran Mi Fiesta, Yo les bendigo nuevamente y les cubro con Mi manto. Toda mi vida fue un Himno de Amor por Nuestro Señor y por todos ustedes, Hijos míos, y por esa razón ustedes deben seguir el camino que Yo les abrí de Amor, Oración, Obediencia a Nuestro Señor, Pureza y Santidad, para que agraden a Dios y hagan Su Voluntad. Sean dóciles a Mi Corazón y déjense conducir por Mí en el camino del Amor verdadero, hasta que Yo reproduzca en ustedes perfectamente Mis Virtudes y Mi Santidad, para que ustedes iluminen este mundo envuelto en tinieblas y pecado.
Toda Mi Vida fue un continuo martirio al lado de Jesú y María, sufriendo junto a Ellos todos Sus Padecimientos y las innumerables lágrimas que derramé por Amor a Ellos, estas Lágrimas Mías Benditas, constituyen un Tesoro de Gran Valor y Poder delante del Señor, y este Tesoro quiero darles a ustedes, Hijos míos. Por eso, ustedes deben rezar siempre el Rosario de Mis Lágrimas con mucho Amor, para que juntamente con las Lágrimas de Mi Esposa Santísima, Yo les enriquezca siempre más con este Tesoro Celestial y les levante siempre más a las alturas de la santidad que el Señor desea para ustedes. Con el Rosario de Mis Lágrimas todos los enemigos de sus almas serán derrotados y nada les podrá vencer. Yo estoy con ustedes y les prometo difundir abundantes Gracias de Mi Corazón sobre ustedes. Les prometo que a cada oración del Rosario de Mis Lágrimas un alma será salva. Esta Gracia, Yo conseguí de Nuestro Señor por los Méritos de Mis Sufrimientos y Lágrimas, y hoy La doy  a ustedes.
A todos les bendigo con Amor, de Belém, de Nazaré y de Jacareí.”