Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

jueves, 3 de mayo de 2012

08.04.2012 - Domingo de Pascua

RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA Y SANTA ROSA GATTORNO



(Video de esta Aparición: http://gloria.tv/?media=277543)

MARCOS: “-Si... Si... (Pausa) Si (Pausa) Verdaderamente Resucitó, Aleluya!”(Pausa)

Mensaje de Nuestra Señora:

“- Mis hijos amadísimos, hoy, DOMINGO DE LA RESURRECCIÓN DE MI DIVINO HIJO JESUCRISTO, Yo vengo a invitaros una vez más a Resucitar con CRISTO hacia una Nueva Vida en DIOS.

Mi Divino Hijo que yacía muerto en el Sepulcro desde la tarde del VIERNES SANTO, en el día de hoy por Su Divino Poder unió nuevamente Su Alma Santísima a Su Cuerpo, saliendo del Sepulcro más refulgente que mil soles, más brillante que todas las constelaciones del universo, Poderoso, Inmortal, Invencible y Terrible para los demonios y todos Sus enemigos.

ÉL es el Triunfador de la muerte y del pecado, solamente en ÉL y por ÉL vosotros podéis ser Salvos y fuera de ÉL no hay quien pueda salvarse, no hay quien pueda encontrar la Verdadera Vida Divina, no hay quien pueda encontrar la Paz y la Gracia del SEÑOR.

Por eso, os invito a Resucitar con Mi Divino Hijo JESUCRISTO, para una Nueva Vida en DIOS, de Gracia y de Santidad, para que así verdaderamente la Resurrección de Mi Hijo os transforme en Sus Reflejos Vivos, en Sus Apóstoles que difunden al mundo entero la Luz de Su Gracia, la Verdad de Su Resurrección.
Resucitad con Cristo para una Nueva Vida en DIOS, dejando de una vez por todas atrás la vida de pecado, la vida que vosotros, Mis hijos, hasta el momento presente tuvisteis sin DIOS, sin ÉL, fuera de Sus Mandamientos, viviendo conforme a vuestro propio dictamen, según vuestro propio parecer. Renunciad a esta vida Mis hijos, que es tiniebla, que es muerte y que no es vida. Para verdaderamente vivir una Nueva Vida en DIOS, cumpliendo todo aquello que la Palara de ÉL os dice, cumpliendo todo aquello que Yo os he enseñado, para que de esta forma, vosotros podáis también un día llegar hasta DIOS en el Cielo, vivir felices con ÉL en Su Gloria para siempre y en el fin del mundo vuestros cuerpos puedan Resucitar Gloriosos para ir a tomar parte en el Premio Eterno que el Señor prepara para todos los que LO aman, para todos los que renuncian a sí mismos y viven según el ESPÍRITU SANTO DE ÉL.

Resucitad con Cristo para una Nueva Vida en DIOS, dejando las obras del pecado y de la muerte atrás y tomando las obras de la Vida, de la Conversión, de la Oración, de la Santidad, del perfeccionamiento espiritual. Para que así, vuestra vida cada día más pueda volverse semejante a la vida de Mi Hijo JESÚS y Mi Propia Vida, imitando Mis Propias Virtudes y reproduciendo en vosotros Nuestro Amor, Nuestra Caridad y Nuestra Propia Presencia de manera que todas las almas que todavía no conocen Nuestro Amor puedan encontrarNOS, conocerNOS y amarNOS por medio de vuestro ejemplo, a través de la señal de vuestra santidad.

Resucitad con Cristo para una Nueva Vida en DIOS, dejando en el sepulcro de la Conversión, de la Contrición Perfecta todos vuestros pecados. Arrepintiéndoos de ellos de todo corazón, comenzando verdaderamente una Nueva Vida, iniciando una Nueva Vida, que sea completamente vuelta; hacia la realización de la Voluntad del Señor y de Su Divino Beneplácito. Y así, vuestras almas todos los días crezcan como las flores más vigorosas de Santidad que Yo misma cultivo con Amor en Mi Corazón Inmaculado.

En la Alegría del Resucitado vosotros debéis caminar, en la Alegría de JESÚS RESUCITADO debéis vivir en la confianza en JESÚS RESUCITADO, debéis continuar luchando en este mundo envuelto en tinieblas y pecado y buscar con vuestra palabra, con vuestro ejemplo, difundir sin miedo la Palabra del Señor, Mis Mensajes, Mis Horas Santas de Oración, Mis Apariciones y Mis Videntes para que todos Mis hijos: Me conozcan, Me amen y Me sirvan. Pues cuando Yo fuere Perfectamente Amada, Conocida y Servida CRISTO será también Perfectamente Amado, Conocido y Servido.

A vosotros Mis hijos, que vienes a Este Lugar Santo de Mis Apariciones a rezar siempre y aquellos que con el corazón permanecen Aquí junto a Mí, Yo os conozco a todos por el Nombre, sé los inmensos sacrificios y cansancios que vosotros hicisteis y tuvisteis para llegar hasta Aquí a Mis Pies. Por eso a Mis hijos de Estados Unidos y Canadá, de Bahía, Mina Gerais, de todos los Estados de Mi Brasil, del Uruguay que están Aquí y todos Mis hijos que con su amor, con su lámpara, la lámpara de la Fe, de la Oración, de la fidelidad y del amor a Mí están siempre espiritualmente Aquí, velando y consolando Mi Corazón con sus Oraciones y con su amor. A todos esos Mis hijos hoy Yo cubro con Mi Manto, Yo miro con Mi mirada llena de Amor, Yo extiendo Mis Manos sobre todos vosotros para Bendeciros. Nadie se sienta olvidado, nadie se sienta abandonado por Mí, nunca, porque la Madre del Cielo ve todo, conoce todo, sondea todo y os llama a todos Aquí por su Nombre.

En Mi CORAZÓN INMACULADO vuestros Nombre están gravados para siempre y de Aquí nunca serán borrados a menos que vosotros, vosotros mismos queráis eso con vuestro pecado, con vuestra rebelión contra DIOS y contra Mí y con vuestra obstinación en el pecado. De lo contrario vuestros Nombres estarán siempre Aquí, en este CORAZÓN MATERNO, que late, que pulsa de Amor por vosotros innumerables veces durante todo el día. E incluso cuando vosotros estáis durmiendo vuestra Madre del Cielo está velando por vosotros y Su CORAZÓN INMACULADO late sin cesar por vosotros, por Amor a vosotros. Y cada latido del CORAZÓN DE ESTA MADRE es una Súplica que da a la SANTÍSIMA TRINIDAD, que Ella hace a la SANTÍSIMA TRINIDAD por cada uno de Sus hijos.

Yo, vuestra Madre Jubilosa de la Resurrección, deseo que vosotros verdaderamente hagáis la Pascua, el pasaje de las tinieblas a la Luz, de la muerte del pecado a la Vida de la Gracia. Que vosotros verdaderamente, hijitos Míos, comencéis una Nueva Vida en el Amor de DIOS, porque ya se aproxima la Nueva Resurrección de Mi Hijo JESÚS, que será la Resurrección de Su Cuerpo Místico que ahora está agonizante y la renovación y resurrección de toda la humanidad, que ahora termina de agonizar y morir dominada por satanás, por el pecado, por la apostasía y por tantos males que en estos tiempos malos de pecado se esparcieron y asolaron en la Tierra entera.

Vuestra Resurrección está próxima, vuestra liberación está próxima y así como Yo, en la Resurrección de Mi Hijo hace dos mil años atrás, así como Yo vigilé en la Oración, en la Meditación continua de Su Pasión, de la expectativa de Su Resurrección, así también ahora vuestra Madre del Cielo en la Oración, con Sus Apariciones y Sus Mensajes, con Su vigilancia continua sobre Sus hijos reuniéndolos bajo Su Manto como otrora Yo fui en busca de los Apóstoles desorientados para reunirlos de vuelta bajo Mi Manto después de haber abandonado a Su Maestro.
Así también vuestra Madre del Cielo ahora os reúne a todos bajo Su Manto, para con Ella guardaros y prepararos bien para la Resurrección del Mundo Entero y la vuestra que está próxima.

A todos en este momento Bendigo con Amor, derramando sobre vosotros las copiosas Gracias de Mi Hijo Resucitado.”




Mensaje de Santa Rosa Gattorno:

“- Marcos, Yo Soy ROSA GATTORNO, Sierva del SEÑOR, de la VIRGEN MARÍA y Me alegro muchísimo por venir Aquí por primera vez para daros Mi Primer Mensaje.

EL AMOR NO ES AMADO!

Y por eso, Su Corazón es traspasado todos los días por los desprecios, ingratitudes, blasfemias y traiciones de todos los hombres. Y vosotros, sois llamados a: amar el AMOR, a corresponder al Llamado del Eterno AMOR y a dar vuestra vida al AMOR, por el AMOR.

EL AMOR ES JESÚS!
EL AMOR NO ES AMADO!

EL AMOR en estos vuestros tiempos, en estos tiempos malos de la Apostasía, EL AMOR sufre como nunca antes. EL AMOR es abandonado. EL AMOR es traicionado como otrora fue por Judas, todavía hoy por muchos de Sus Discípulos. Cuántos pastores, sacerdotes, obispos, cuántos cristianos, cuántos católicos se volvieron sacerdotes Judas, almas consagradas Judas, católicos Judas, que con su desamor, con la traición a los Mandamientos del SEÑOR, con la distorsión de Su Palabra, con la negación de Su Palabra y de la Verdad, traicionan de nuevo a JESÚS para poder agradar a los fariseos de vuestros tiempos, los hombres de vuestro tiempo y este mundo completamente ateo y entregado al pecado de vuestros tiempos.

Para agradar a la sociedad actual y no ser perseguidos y criticados por ella, cuántos de los discípulos del Amor de JESÚS todavía hoy LO traicionan mezquinamente y cuántos todavía hoy entregan la Verdad, entregan las cosas Santas, entregan la Honra y la Gloria del SEÑOR a Sus enemigos para ser pisoteados y pisados por ellos.

EL AMOR todavía hoy NO ES AMADO! Y es por eso que como otrora fue negado por PEDRO, también hoy es negado por tantos de Sus apóstoles, de Sus discípulos. Cuántos LO niegan con Su mal modo de vivir, cuántos LO niegan con Sus palabras, cuántos LO niegan con su forma de pensar, obstinándose en su propio parecer y dictamen queriendo gobernarse a sí mismos y mandarse despreciando la Palabra del Amor y los Mandamientos del Amor, viviendo como si no necesitasen de ÉL o como si ÉL no existiese.

Cuántos son aquellos que también caminaban en la vía del AMOR y LO negaron, LO cambiaron, LO despreciaron vilmente, con toda la vileza, prefiriendo los amores de este mundo, el amor de las criaturas, las honras, las glorias y la estima pública que la Amistad del VERDADERO AMOR que ES JESÚS.

EL AMOR no es amado, porque ni incluso entre Sus amigos, muchas veces, EL AMOR encuentra un amor puro, un amor capaz de donarse, de sacrificarse, de ser generoso, de renunciar a sí mismo y de sí mismo olvidarse completamente para pensar sólo en ÉL, para amarLO, para servirLO y adorarLO con todas las fuerzas de su corazón.
Los buenos, los buenos amigos del SEÑOR no siempre han sido como la VIRGEN MARÍA fue, aquella Madre y Amiga del AMOR que fue siempre fiel, que nunca LO dejo de Amar por un instante siquiera y cuyo AMOR nunca, nunca sacó Su mirada de ÉL para colocar Su mirada en sí misma o en las criaturas.

EL AMOR NO ES AMADO…! EL AMOR BUSCA AMOR! EL AMOR TIENE SED DE AMOR.
Y ES POR ESO QUE VOSOTROS SOIS LLAMADOS A AMAR EL AMOR CON AMOR, A AMAR A JESÚS CON VERDADERO Y PURO AMOR!
PARA ELLO, RENUNCIAD CADA VEZ MÁS A SÍ MISMOS, HUÍD DE LAS OCASIONES DE PECADO, BUSCAD LO OPUESTO DE AQUELLO QUE VUESTRA VOLUNTAD CORROMPIDA PIDE Y BUSCA. DEDICAOS SIEMPRE MÁS: A LA ORACIÓN, A LA MEDITACIÓN, PUES, QUIEN REZA MUCHO SE SALVA, QUIEN NO REZA SE CONDENA.
REZAD MUCHO! PUES SIN LA ORACIÓN EL AMOR MORIRÁ EN VOSOTROS EN POCO TIEMPO Y VUESTRO ESTADO SERÁ MUCHO PEOR QUE AQUEL PRIMERO QUE TENÍAIS ANTES DE VUESTRA CONVERSIÓN.

TENED CUIDADO CON LA PRIMERA CAÍDA, PUES DESPUÉS DE LA PRIMERA CAÍDA VUESTRO ESTADO SERÁ MUCHO PEOR QUE AQUEL QUE TENÍAIS ANTES DE SER LLAMADOS Y ESCOGIDOS POR EL AMOR. CERRANDO LA PUERTA A LA PRIMERA TENTACIÓN, VOSOTROS OS VOLVÉIS MÁS FUERTES CONTRA LAS OTRAS. SIENDO INDOLENTES Y ACOGIENDO LA PRIMERA SUGESTIÓN, LA PRIMERA TENTACIÓN DEL DEMONIO, VOS MISMOS OS COLOCARÉIS EN LAS MANOS DE ÉL PARA QUE ÉL OS LANCE EN ABISMOS CADA VEZ MÁS PROFUNDOS Y MÁS TENEBROSOS: DE PECADOS, DE OFENSAS Y DE CRUELDADES CONTRA EL SAGRADO CORAZÓN DE AMOR, CONTRA EL CORAZÓN DE JESÚS.
YO, ROSA GATTORNO, JUNTO CON LA VIRGEN SANTÍSIMA, VINE AQUÍ A OFRECEROS MI INTERCESIÓN, MI PROTECCIÓN Y MI AYUDA PARA AYUDAROS A AMAR EL AMOR.

Sed centinelas vigilantes, que siempre cierran bien las puertas de su ciudad para que ningún enemigo en ella penetre, o sea, sed aquellas almas vigilantes que vigilan constantemente sobre los propios defectos, que cuidan siempre de sacar el trinco del propio ojo antes de querer sacar el cisco del ojo del prójimo. Aquellas almas vigilantes que a la menor señal de fuego se ponen a gritar: Fuego! Fuego en la ciudad! Que a la menor señal de tentación, de sugestión demoníaca, enseguida que se dan cuenta de la entrada de la tentación ya toman las armas; de la Oración, de la Mortificación, de la Penitencia, de la Lectura, de la fuga de las ocasiones de pecado. Para así combatir la tentación, el fuego del demonio, con el Fuego del ESPÍRITU SANTO, el fuego de la Oración, el Fuego de la Penitencia.

Yo, ROSA GATTORNO, estoy siempre con vosotros y nunca os dejaré! Os cubro con Mi Manto para guiaros por el Camino que conduce a la Vida.
Continuad con la HORA DE LOS SANTOS, nunca estoy tan cerca de vosotros cuanto durante la HORA DE LOS SANTOS. En aquel momento, Yo y todos los Santos del Paraíso descendemos para oír, para acoger vuestra Oración y cada Oración, cada súplica que sale de vuestra boca, Nosotros la recibimos como un globo de luz, como un globo de tanta luz que Nosotros llevamos al Cielo y presentamos, unido a Nuestras Oraciones, en el Trono de la SANTÍSIMA TRINIDAD, para alcanzar para vosotros: la Misericordia, la Paz, la Conversión y las Gracias de Santificación.
A todos en este momento, Yo os Bendigo, Bendigo Este Lugar Sagrado, que es Nuestro Paraíso en la Tierra, que es la Morada de los Santos. Y Bendigo especialmente a ti Marcos, el más esforzado de Mis hermanos, el más querido amigo de los Santos de DIOS.”
(Pausa Grande)
MARCOS: “- Si… Si… Muchas gracias! La Paz… Hasta pronto!”