Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

viernes, 15 de junio de 2012

Rosario de Las Lágrimas



El Rosario del las Lágrimas tiene 49 cuentas pequeñas divididas en 7 partes. Semejante al Rosario de los Siete Dolores, tiene, en lugar de la Cruz, una medalla de Nuestra Señora de las Lágrimas.

 
Oración Inicial
  Jesús crucificado: Postrados a Tus pies, Te ofrecemos las "Lágrimas y Sangre" de aquella, que Te acompaña con tierno amor y compasión en Tu vía-crucis, Concédenos la gracia, Oh buen Maestro, de tomar a pecho las enseñanzas contenidas en las "lágrimas y sangre" de Tu Santísima Madre, para cumplir Tu voluntad de tal manera, que un día seamos dignos, de alabarte y glorificarte por toda la eternidad. Amén.



En las cuentas mayores se rezan
Uno de los 7 dolores (señalados más abajo, partiendo del primero hasta el séptimo).
Luego se dice lo siguiente:
Oh Jesús mío, mira las lágrimas y sangre de aquella, que te tenía el amor más grande en la tierra y Te ama con el amor más fervoroso en el cielo.


En las cuentas menores se rezan
Oh Jesús escucha nuestros ruegos por las "lágrimas y sangre" de Tu Santísima Madre.
Al final de las primeras siete se reza:
Oh Jesús mío, mira las lágrimas y sangre de aquella, que te tenía el amor más grande en la tierra y Te ama con el amor más fervoroso en el cielo. (3 veces)

Luego comenzamos con el segundo dolor y así sucesivamente.


Oración Final
Al finalizar el rosario se reza la siguiente oración de término:

Oh María, Madre del amor, de los dolores y de misericordia Te suplicamos, reúne Tus ruegos con los nuestro para que Jesús, a quien nos dirigimos, en el nombre de Tus "lágrimas y sangre" maternas, escuche nuestra suplica concediéndonos con las gracias que te pedimos la corona de la vida eterna. Amén.
Tus "Lágrimas y sangre", Oh Madre dolorosa, destruya el reino del infierno. Por tu Divina mansedumbre, Oh encadenado Jesús, guarda al mundo de los errores amenazantes.


Los Siete Dolores  

1. Por la Profecía del Anciano Simeón.
2. Cuando se vio obligada a huir a Egipto, escapando de la persecución de Herodes que quería matar a su Hijo Amado.
3. Cuando buscó por tres días a su Hijo que lo daban por perdido.
4. Cuando encontró a su Divino Hijo cargando en brazos la pesada cruz rumbo al Calvario para ser crucificado en ella por nuestra salvación.
5. Cuando vio a su Amado Hijo ensangrentado y agonizante durante tres horas y luego morir en la cruz.
6. Cuando su Amado Hijo, traspasado el pecho por la lanza, es bajado de la cruz y depositado en sus brazos.
7. Cuando contempló el Cuerpo de su Divino Hijo en el sepulcro.




Promesas del Sagrado Corazón de Jesús a los que recen diariamente el Rosario de las Lágrimas de Sangre 

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a Marcos Tadeu, Jacareí, Brasil
“En este día, 6 de marzo de 2005, Nuestro Señor Jesucristo hizo 10 Promesas para los que rezaren el Rosario de las Lágrimas de Sangre de Nuestra Señora todos los días. Oigamos las Promesas del Sagrado Corazón:

No morirán de muerte violenta.
No conocerán el fuego del infierno.
No serán flagelados por la miseria.
No conocerán las llamas del Purgatorio.
No morirán sin antes recibir el Perdón de Dios.
Serán confortados por Mi Madre en persona en la agonía.
Serán trasladados por Ella y colocados al lado de Su Trono de Reina del Cielo.
Ocuparán el Coro de los Mártires como si hubiesen sido de hecho en la Tierra.
No se condenarán las almas de sus parientes hasta la cuarta generación.
En el Paraíso seguirán a Mi Madre por toda parte y tendrán un conocimiento, una felicidad singular, que otros que no habían rezado el Rosario de las Lágrimas de Mi Madre no tendrán.



Promesas de María Santísima


Pondré paz en sus familias.
Serán iluminados en los Divinos Misterios.
Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.
Les daré cuanto me pidan con tal que no se oponga a la voluntad de mi Divino Hijo y a la santificación de sus almas.
Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y los protegeré en todos los instantes de sus vidas.
Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte: verán el rostro de su Madre.
He conseguido de mi Divino Hijo que los que 
PROPAGUEN ESTA DEVOCIÓN (a mis lágrimas y dolores) sean trasladados de esta vida terrenal a la felicidad eternaDIRECTAMENTE, pues serán borrados todos sus pecados, y mi Hijo y Yo seremos “su Eterna consolación y alegría”.
 

 

 La Medalla






   La Medalla de Nuestra Señora de las Lágrimas realizó numerosas Conversiones no solo en Brasil. Hubo más noticias todavía de intervenciones singulares y hasta curas milagrosas, gracias a la recitación del Rosario de Nuestra Señora de las Lágrimas. La razón se encuentra en la Promesa del propio Salvador, que no rechaza ningún pedido que Le sea hecho por las Lágrimas de Su Madre Santísima.

   También en Alemania, Bélgica y Holanda muchas Gracias fueron concedidas a las personas que rezaron durante nueve días seguidos el Rosario de Nuestra Señora de las Lágrimas, recibieron los Sacramentos e hicieron obras de Caridad. Para muchos religiosos y religiosas la recitación de este Rosario se volvió para ellos un hábito muy querido y a él deben muchas Gracias, incluso extraordinarias. Piden por la Conversión de los pecadores, de los herejes y descreídos, por los sacerdotes y misioneros, por los moribundos, y para liberar las almas del Purgatorio.

   Esta Medalla es oval, se encuentra acuñada en el frente la Imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas y envolviendo su Bellísima Imagen la Oración: 
“OH VIRGEN DOLOROSÍSIMA, VUESTRAS LÁGRIMAS DERRUMBAN EL IMPERIO INFERNAL” del otro lado hay una Imagen de Nuestro Señor Jesucristo y la Oración: “POR VUESTRA MANSEDUMBRE DIVINA, OH JESÚS MANIATADO SALVAD EL MUNDO DEL ERROR QUE LO AMENAZA.
 

Importante:

  Este Rosario no es parte de los 7 Rosarios (ver link Medalla de la Paz), que la Santísima Virgen (advocación de Reina y Mensajera de la Paz), entregó a Marcos en Jacareí, sin embargo María pide que se rece este antiguo rosario (1930). En el 2005, el Sagrado Corazón de Jesús entrega algunas promesas a quienes lo recen diariamente por el resto de sus vidas.

 Existe también la Tricena, pedida en Jacareí, consiste en rezar este rosario, todos los meses por trece días. Se comienza los días primero y se finaliza los días trece de cada mes. Hay muchos que la rezan así, Usted también podría unirse.