Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

viernes, 15 de junio de 2012

Santa Medalla de La Paz











 En el día 8 de noviembre de 1993 , el joven Marcos Tadeu, entonces con 16 años, fue distinguido con la Aparición de la Santísima Virgen María Madre de Dios bajo el título de Reina y Mensajera de la Paz; le viene apareciendo todos los días desde el día 7 de febrero de 1991 en Jacareí, Estado de San Pablo, Brasil.


   En aquella ocasión el estaba esperando la venida de Nuestra Señora en el Monte de las Apariciones, cuando súbitamente surgió una gran serpiente que quería devorarlo. Quedó con mucho miedo delante de aquel ser pavoroso, cuando de repente apareció la Santísima Virgen, Gloriosa y Brillante, que aplastaba la cabeza de la serpiente infernal, que furiosa se movía para todos lados agitando su cola.


  La Virgen tomó la posición majestuosa y tierna que se ve en la Medalla y en seguida aparecieron en Su Mano Derecha una Hostia Brillante y en la izquierda un Rosario con cuentas luminosas. En Su Cabeza centellaba una corona de 12 estrellas. Debajo de Sus Pies, que continuaban aplastando la serpiente, se formó una nube dónde se podía ver siete rosas rojas que brillaban intensamente.


  Después de eso aparecieron en letras luminosas, en forma de arco, las siguientes palabras alrededor de Nuestra Señora:
 “Reina y Mensajera de la Paz”.

  El cuadro se dio vuelta y apareció un gran corazón cercado de espinas de dónde emanaba una gran luz, y de esta luz salía una paloma luminosa con las siguientes palabras luminosas en forma de arco a su alrededor:
“Rogad por la Paz del mundo entero”.

  Enseguida la Señora dijo: “Mande acuñar una Medalla de la forma como le mostré y difúndala por el mundo entero. Esta Medalla, Gracia particular de Amor de Mi Corazón, debe ser usada por todos los que deseen la Paz.

  Todos los que la usaren recibirán grandes Gracias de Mi Corazón. Llevarán la Paz dónde haya guerra. Sus familias serán colmadas de Paz y de Amor.

  Satanás quedará impotente al ver esta Medalla y huirá delante de aquellos que la llevaren con amor y devoción. Los sentimientos de odio, rencor y discordia desaparecerán de dónde esté presente Mi Medalla. Yo protegeré con Gracias Especiales de Mi Corazón a los que la usaren con fe.

  Los símbolos de la Medalla revelan un Mensaje de oración y conversión:

1.- La Hostia en la Mano Derecha de Nuestra Señora es una invitación a la recepción frecuente de los Sacramentos, especialmente el de la Eucaristía;
2.- El Rosario brillando en la Mano Izquierda de la Virgen expresa Su invitación a la Oración frecuente del Rosario todos los días;
3.- La Corona de 12 Estrellas significa que Ella es la Mujer Vestida de Sol y la Reina del Mundo;
4.- Los Brazos Abiertos mostrando Su Inmaculado Corazón en el Pecho es el deseo de encerrar a Sus hijos en el Refugio de Su Corazón;
5.- La Serpiente aplastada debajo de Sus Pies indica que Nuestra Señora será la única vencedora en la batalla contra el demonio y que triunfará su Inmaculado Corazón.
6.- Las Siete Rosas en la Nube indican los Siete Rosarios que Ella enseñó en Jacareí (hacer click sobre los rosarios):

     2) Rosario de la Paz,
     7) Rosario del Triunfo.

7.- El Corazón en el reverso de la Medalla significa el Inmaculado Corazón de María de donde vendrá el Espíritu Santo con la Paz para el mundo entero.


  Nuestra Señora promete a todos los que usaren Su Medalla que no los abandonará en los momentos difíciles en el servicio de Dios y los siempre los ayudará a vencer las pruebas.

  Muchas gracias ya fueron alcanzadas por las personas que usan la Medalla de la Paz de la Santísima Virgen María de Jacareí y han obtenido muchas conversiones personas que estaban apartadas por más de 50 años de Dios y de los Sacramentos. Usar la Medalla de la Paz es colocarse bajo la protección de María en la vida y en la muerte y vivir una vida de Santidad con Ella para agradar y servir a Dios.
Prácticas de Devoción
Debemos usar la Medalla de la Paz con confianza y devoción, besarla respetuosamente de mañana, durante el día y la noche diciendo: ¡Reina y Mensajera de la Paz, rogad por la Paz del mundo entero!
 El día 17 de Julio de 2001 Nuestra Señora en Su Aparición a Marcos Tadeu le pidió que siempre rezásemos la siguiente Oración sujetando la Medalla:

“Oh Virgen de la Santa Medalla de la Paz, proteged y guardad mi cuerpo y mi alma de todo mal. Amén” Hagamos, entonces, con amor lo que la Santísima Virgen nos está pidiendo.

 
  ORACIÓN ENSEÑADA POR NUESTRA SEÑORA
(Sujetando la Santa Medalla de la Paz)

¡Oh María, Virgen de la Medalla de la Paz, que en ella aplastas la serpiente infernal, ven a socorrernos, y alejar de nosotros para siempre las fuerzas del mal! Que dónde esté la Medalla de la Paz, sean derrotadas las fuerzas del mal, vencido el enemigo de DIOS, y establecida la Paz!... Que la Medalla de la Paz sea nuestro “escudo de Paz”, y que venza por medio de ella, el AMOR de DIOS!... ¡Madre del Rosario de la Paz, rogad por nosotros! ¡Jesús, María y Espíritu Santo, Os amo! ¡Salvadnos del mal del infierno!

ORACIÓN ENSEÑADA POR SAN JOSÉ


San José: “Marcos escribe y trasmite esta oración:”

OH María, Virgen de la Sagrada Medalla de la Paz, nosotros os imploramos que concedáis al mundo entero el descenso del Espíritu Santo. Sois la Esposa Inmaculada del Espíritu Santo, Sois Su Jardín de Delicias Eternas; Su Encantamiento y Su Fascinación. ¡Llamadlo, y Él no resistirá Vuestra Voz! Invocadlo, para que venga sobre el mundo, caído y dominado por el mal y por la violencia, a fin de que las almas sean regeneradas y salvadas por la luz del Divino Amor. Que dónde esté la Santa Medalla de la Paz, descienda el Divino Espíritu Santo, y que las tinieblas sean desterradas y derrotadas por Su Divina Luz. Que cada vez que esta oración sea rezada, el Divino Espíritu oiga la Voz de María Santísima llamándolo, para que venga a salvar el mundo.
Y Tú, Oh Santísimo Espíritu Santo, que Sois el Esposo Místico de María Inmaculada, descended sobre nosotros por la puerta de Su Inmaculado Corazón. Doblegad nuestra voluntad a la voluntad de Ella; debilitad las fortalezas de nuestra rebeldía y desobediencia, quebrantad nuestro orgullo y soberbia; comunicadnos Vuestro propio Amor para que La amemos como deseáis y esperáis de nosotros. Revestidnos con Vuestra Luz, para que La conozcamos y obedezcamos como deseáis, y entonces, viviremos para bendecir vuestra Obra Maestra, la Maravilla de Vuestras Maravillas, María, la Gloria de Vuestras Glorias.
OH Espíritu Santo, por la Santa Medalla de la Paz, descended e iluminad al mundo entero. Así Sea.”

Palabras de San José a Marcos Tadeu: “Recen siempre esta oración para apresurar el 2º Pentecostés y el Triunfo de Nuestros Corazones. Cuando esa oración sea rezada, el Espíritu Santo la oirá como que sea la Voz de la Madre de Dios llamándolo, y por el amor que Él le tiene a Ella, Él descenderá sobre el mundo”

ORACIÓN ENSEÑADA POR SAN GABRIEL


Oh María, Virgen de la Santa Medalla de la Paz, nosotros Os suplicamos, dadnos Vuestra Paz y libradnos de las insidias de Satanás, de la violencia y de todo mal. Que el Espíritu Santo, que en la Medalla de la Paz desciende de Vuestro Inmaculado Corazón, descienda sobre todo el mundo en un 2º Pentecostés Mundial, estableciendo en él el Reino de Vuestros Sacratísimos Corazones Unidos, para que la paz duradera venga sobre las naciones y el mundo sea salvo de la perdición amenazadora. Que dónde estemos con la Medalla de la Paz, descienda la luz de Vuestro Inmaculado Corazón y sea aplastada la cabeza de la serpiente, Satanás.
Oh María, por Vuestra Santa Medalla de la Paz, librad el mundo de las guerras y derrumbad el imperio infernal. Así Sea.

Palabras del Arcángel a Marcos Tadeu: “Recen siempre así, y por medio de la Santa Medalla de la Paz, María Santísima derramará abundantemente Su Luz y Su Gracia Materna en el mundo, en las almas… El Espíritu Santo descenderá al oír esa oración”

ALGUNOS MENSAJES DE LA VIRGEN RESPECTO A LA MEDALLA



   “¡He aquí la Medalla de la Paz! Paz … Paz … Paz … Ella es el medio por el cual el mundo encontrará la Paz, si La usare con piedad y devoción.
Ve hijo Mío y di que la Medalla de la Paz es el Don mayor de Mi Inmaculado Corazón que Yo doy a Mis hijos. El enemigo retrocederá delante de ella, y aquellos que La usaren con fe y devoción serán libres de muchos peligros y escaparán del infierno, si rezaren el Rosario y no pecaren, llevándola sobre el pecho con fe y amor Dónde la Medalla de la Paz llegue, ¡allá estaré Yo VIVA.!Realizando las mayores Gracias del Señor.


  Y aquellos que La usaren sobre el pecho tendrán la plena certeza de Mi presencia y de Mi especialísima protección tanto en la vida como en la muerte. Diga a todos Mis hijos que no quiero que usen la Medalla ni en las carteras, ni en los bolsillos, que ellos La usen colgada del cuello, sobre el pecho. ¡Mis hijos deben usarlo sobre su pecho! Mi Medalla es el escudo que les doy a Mis hijos para que se defiendan de los ataques inesperados de Satanás”


 Usen Mi Medalla de la Paz con Confianza, AMOR y Devoción…Podré derramar muchas Gracias a través de estas Medallas, y en muchos lugares, muchas conversiones ocurrirán…


 Deseo que Uds. también “duerman” con Mi Medalla de la Paz, a fin de que Yo pueda protegerlos incluso durante el sueño, de los ataques del demonio… Muchos sueños que Uds. tienen, son influenciados por él… Muchas tentaciones les son sugeridas cuando Uds. sueñan, y cuando Uds. duermen… Muchos “peligros” los rondan cuando Uds. reposan, y Yo quiero protegerlos de esos ataques, a través de Mi Medalla! ¡No se separen de Ella, y Yo jamás Me separaré de Uds…


La Medalla de la Paz es la Gran Gracia de Mi Inmaculado Corazón para el mundo actual…
La Medalla de la Paz será la causa de la salvación de muchas almas, porque al recibirla, inmediatamente serán “tocados” y se volverán fieles al Señor…
La Medalla de la Paz será una Señal de terror para Satanás, y de Gloria para Dios.
La Medalla de la Paz decidirá la salvación eterna de muchas almas… Que no quede un alma en todo el plantea, sin recibir la Medalla de la Paz.
He aquí el Gran Remedio que doy para la salvación del mundo, de la Iglesia y de las familias… el uso de Mi Medalla de la Paz.



UN MENSAJE DE JESÚS RESPECTO A LA MEDALLA


 Generación, pueblo Mío. ¡YO OS AMO! … En Verdad os digo: Aquel que tenga la Medalla de la Paz, ¡la Santa Medalla de Mi Madre! … no perecerá… ¡No permitiré  que se pierda! el alma que use con devoción la Santa Medalla de la Paz de Mi Madre…

Esta Medalla salió de las entrañas de Mi Misericordia…

Esta Medalla nació de las profundidades de Mi Misericordiosísimo Corazón…

¡¡¡Generación!!! ¿No entendiste aún, que la Medalla de la Paz es el Don que doy para salvarte, de las trampas sutiles de Mi eterno enemigo?

¡¡¡Generación!!! ¿No percibes que la Medalla de la Paz  es como “el pararrayos” de la Ira DIVINA, de Mi Eterno Padre?

¡¡¡Generación!!! ¿No percibiste todavía, que la Santa Medalla de la Paz de Mi MADRE (pausa) es “el Escudo” que YO doy, para que te defiendas de los ataques y engaños de Mi enemigo?

Esta Medalla (pausa) es el terror para los demonios, porque en la Mano derecha de Mi MADRE, estoy Yo, Jesús-Hostia Divina ¡el Santísimo Sacramento! y dónde Yo estoy con Mi Madre, la cabeza de la serpiente es aplastada, y los demonios huyen…

Mientras la humanidad no reciba este Don de nuestro dos Corazones: La Santa Medalla de la Paz  no tendrá Paz… ¡Que no quede ningún ser humano en la faz de la Tierra sin recibir la Medalla de la Paz! …




 12º Aniversario de la Revelación de la Santa Medalla de la Paz


Mensaje de María Santísima:
08 de Noviembre del 2005

(Marcos: Yo esperaba ver a la Madre de Dios feliz, pero, Ella estaba triste. Con gran bondad y tristeza, me dijo:)

¡Yo Soy la Señora de la Santa Medalla de la Paz…!

   Vengo del Cielo para llamar a toda la humanidad a entrar en el Refugio de Mi Inmaculado Corazón por medio de esta Santa Medalla, que nació de la Luz Mística de Mi Inmaculado Corazón. Hoy hace 12 años que Yo descendí del Cielo llena de Poder para revelar al mundo esta Medalla de los últimos tiempos y del Triunfo de Mi Inmaculado Corazón. Ella es el Escudo Poderoso que Yo di para defender a Mis hijos de los ataques de Mi enemigo.

¡Esta Medalla es una señal de los Últimos Tiempos!

   Ella es particularmente Mi señal grandiosa, de Mi Victoria segura y definitiva sobre Satanás y todas las fuerzas del mal. Ella es la señal de Mi confort, que ofrezco a cada uno de Mis hijos, que, en estos tiempos, son tan golpeados por Satanás y tan atormentados por los dolores de la gran tribulación en que ya viven. Por medio de esta Medalla, derramo bálsamo sobre sus heridas, curo las llagas causadas por el pecado, por el demonio y por la convivencia con este mundo traicionero; derramo Paz y Fuerza en el alma de los débiles y abatidos.

Esta Medalla es Mi gran señal de Misericordia para con los pecadores, y, es Mi red materna con la cual puedo todavía salvarlos de la condenación eterna. La Santa Medalla de la Paz es el gran instrumento por el cual voy a preparar y abrir a toda la humanidad para la 2ª descenso histórico del Espíritu Santo, que vendrá para purificar la Tierra con Su fuego avasallador, y colocar así en orden y Santa Armonía todas las cosas. Mi Medalla de la Paz será un Gran Escudo, Remedio y Luz en los tiempos del gran castigo, sobretodo, en los tres días de tinieblas, y aquellos hijos Míos que la tuvieren siempre llevada con Fe sentirán y conocerán las maravillas de Mi constante patrocinio y Amor.

Pero, ¡cuánta tristeza todavía Yo siento por ver la falta de Fe en la Revelación de esta Mi Medalla! ¡Cuántos no creen en ella porque no creen en estas Mis Apariciones aquí! ¡Cuántos no la usan y no la respetan! ¡Cuántos no rezan las Oraciones que fueron dadas para rezar tomando esta Santa Medalla! ¡Cuántos la desprecian, mofan de ella y blasfeman contra Mí, representada en ella! Por eso, Yo les pido, hijos Míos, consuelen Mi Corazón; alivien este gran dolor que Yo siento por ver esta prueba de Mi Amor por los hombres siendo tan despreciada por los que Yo tanto beneficié.

Consuelen Mi Corazón usando la Santa Medalla y divulgándola a todos los que pudieren. Parte de Mi Triunfo depende del conocimiento y uso de esta Mi Medalla por parte de los hombres… ¡Si hicieren esto, Mi Corazón triunfará! A todos hoy Bendigo de La Salette, Garabandal y Jacareí, en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo.” (Marcos: Seguido, habló conmigo, me Bendijo y desapareció.)

Nuestro Señor Jesucristo
18 de Junio del 2006
Bienaventurada el alma que alaba a Mi Madre Santísima usando la Santa Medalla de la Paz. Bienaventurada el alma que guarda los días de Mi Madre Santísima pues Ella será siempre su Paz y Protección.
Bienaventurada el alma que honra las Imágenes de Mi Madre pues será honrada un día delante de Mis Ángeles en el Cielo.
Bienaventurada el alma que exalta y bendice a María, Mi Madre, pues recibirá de Mí Mi Misericordia y será feliz en el Paraíso.
Bienaventurada la ciudad que honra a Mi Madre con las señales en la Hora del Ángelus todos los días pues tendrá Paz y Protección constante.
Bienaventurada la ciudad que obedezca los Mensajes de Mi Madre Santísima pues Ella hallará Misericordia para esa ciudad delante de Mí en el día del Juicio Final.
Mi Corazón cumplirá todas estas Bendiciones a los verdaderos hijos de Mi Madre que son Mis verdaderos seguidores.
La Paz.