Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

viernes, 20 de julio de 2012

TERCIO DE LA EUCARISTÍA


Los 7 Tercios enseñados por La Virgen en Jacareí

1) Tercio de la Eucaristía (Rezar de rodillas)


Meditación  de los Misterios
 1º Nuestro Señor alimenta una multitud de 5 mil personas.
2º Nuestro Señor promete la Eucaristía y dice: “Yo soy el pan del cielo”.
3º Nuestro Señor sacia una multitud de 4 mil personas.
4º Nuestro Señor instituye la Santísima Eucaristía en la Última Cena.
5º Misterio de la Esperanza: Contemplamos la promesa del Triunfo del Reino Eucarístico de Jesús unida a la promesa del Triunfo del Inmaculado Corazón de María.

En las tres primeras cuentas: "Dios mío, yo Te creo, Te adoro, Te espero y Te amo. Te pido perdón por todos aquellos que no Te creen, que no Te adoran, no Te esperan y no Te aman".

En las cuentas grandes: "la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo Te adoro
profundamente. Yo Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación por los ultrajes, blasfemias, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y yo Te pido por los méritos infinitos de Tu Sacratísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, la conversión de todos los pobres pecadores. Dios mío, yo Te creo, yo Te adoro, yo TE espero y Te amo. Te pido perdón por todos aquellos que no TE creen, no TE adoran, no TE esperan y no TE aman." 

En las cuentas pequeñas: "Gracias y Alabanzas sean dadas por medio de María todo el tiempo, y al Santísimo y Divinísimo Sacramento." 

Al final de cada misterio: "Gloria al Padre… ¡Oh María, Madre de la Eucaristía, haz con que yo LE ame a su Hijo Jesús, presente en el Sagrario, día y noche, sin cesar. Bendito y alabado sea para siempre, el Santísimo Sacramento."

En las tres últimas cuentas: "Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero."

Oración Final: "Oh Jesús, sabemos que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Nosotros deseamos consolarte por los sacrilegios y pecados con que eres ofendido en este Admirable Sacramento. Nosotros nos unimos a los coros de los ángeles para adorarte. Nos unimos a los coros de los Santos para adorarte. Nos unimos a toda la Iglesia para adorarte. Nosotros te ofrecemos esta oración en reparación a los pecados, sacrilegios y blasfemias con que eres ofendido. Alabado seas para siempre. Amén."