Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

martes, 23 de octubre de 2012

12.08.2012- Mensaje de Santa Generosa


12 de Agosto de 2012
2º MENSAJE DE SANTA GENEROSA


“- Amados hermanos Míos, Yo, GENEROSA, vengo con la MADRE DE DIOS hoy a Bendeciros y daros Mi Paz!

Vengo a llamaros a ser verdaderamente hoy, llamas incandescentes que llevan a todas partes el Amor Divino del Señor, abrasando todas las almas con este Amor y dejando este Amor incendiar el mundo entero.
Sed llamas incandescentes, que atraen el Fuego del Amor Divino en todos los corazones con quien quiera que vosotros podáis hablar, donde quiera que pudieres llegar. Llevando la Llama de los CORAZONES DE JESÚS, MARÍA Y JOSÉ, que es el Propio ESPÍRITU SANTO y encendiendo esta Llama en las almas, vosotros todos los días dais a los TRES CORAZONES UNIDOS alegrías inauditas. Dais a todos los ÁNGELES y a Nosotros los BIENAVENTURADOS del Paraíso un gozo simplemente increíble de expresaros, imposible de explicaros con palabras. Dais a la SANTÍSIMA TRINIDAD una Gloria tal que no podéis imaginar!

Debéis todos los días, por lo tanto, buscar las almas de los más alejados, de los más distantes del SEÑOR y de la Madre de DIOS y procurar encender por todos los medios que pudieres en estos corazones, la Llama del Amor Divino. Esta Llama debe arder en primer lugar en vuestros corazones, quemándoos día y noche.

Esta Llama que es el Propio ESPÍRITU SANTO, que es el AMOR DE DIOS, sólo podrá vivir en vosotros, arder en vosotros y crecer en vosotros si vosotros todos los días, por medio de la ORACIÓN, de la MEDITACIÓN, del SILENCIO, de la INTIMIDAD CON DIOS, de la ENTREGA CONFIADA DE SÍ MISMO A DIOS, de la PERFECTA CONSAGRACIÓN, de la PERFECTA RENUNCIA A SÍ MISMO, para estar perfectamente dóciles y libres para DIOS obrar.
Solamente así, esta Llama podrá existir dentro de vuestro corazón, crecer dentro de vuestro corazón y de vuestro corazón se esparza hacia todos los otros corazones!

Por eso amados hermanos, no perdáis tiempo con las cosas vanas, buscad las cosas Celestes, dedicaos a ellas, buscad crecer y siempre más alimentar vuestras almas con el estudio minucioso de las VIRTUDES CRISTIANAS, de los MENSAJES que vosotros hasta ahora Aquí ya recibisteis, para que así podáis conocer en lo que respecta a vosotros, la Voluntad del Señor.

Esta llama, esta Llama de Amor Divino, que en vosotros quiere crecer hasta consumiros completamente y hacer nacer en vosotros el hombre nuevo, el hombre transfigurado en DIOS, el hombre Santificado, el hombre espiritual que vence al hombre carnal, esta llama ahora desea actuar y trabajar en vosotros como nunca, desea irrumpir dentro de vosotros como nunca y de vuestros corazones desea esparcirse como nunca sobre el mundo!

Por eso, ahora, DEJAOS A VOSOTROS MISMOS, es decir:
Dejad de lado vuestras voluntades,
Dejad de lado vuestros apegos hasta incluso los espirituales,
y conformaos a aquello que la Madre de Dios Aquí a lo largo de todos estos años os propuso, os pidió.
Tomad el formato deseado por Ella.
Formatead vuestra voluntad de acuerdo con la Voluntad del Señor y de Ella.

Para que así en vuestras almas finalmente la Llama del Espíritu Santo pueda ahora realizar prodigios y maravillas lanzándoos hasta alturas de Sabiduría, de Amor y de Gracia que vosotros nunca hasta hoy imaginasteis llegar.

Yo, GENEROSA, estoy con vosotros para ayudaros a llegar a este grado de Santidad tan grande.
El Señor y la Madre de Dios esperan grandes cosas de vosotros, por esto Aquí Ellos os dieron tan grandes auxilios, tan grades Mensajes, tan grandes Oraciones, tan grandes estímulos para impulsaros hacia la Santidad.

Venid Mis hermanos, tomad Mi mano!
No defraudéis al Señor! No defraudéis la Madre de Dios!
No Os decepcionéis con vuestra mala voluntad volviendo vanos tantos Tesoros, tanto esfuerzo, tantos bienes que Aquí Ellos os dieron.
Vamos a poner todo eso en práctica para que entonces la Gloria del Señor, la Gloria de la Madre de Dios, que Aquí en estas Apariciones son tan grandes, resplandezcan sobre el mundo entero.

Yo, GENEROSA quiero ayudaros en esta ardua misión. A todos los corazones que vosotros hablares de los MENSAJES DE LA MADRE DE DIOS, Yo estaré allí bien a vuestro lado para ayudaros, para ungir vuestras Oraciones, para ungir vuestras palabras con la unción del ESPÍRITU SANTO para que los corazones sean ablandados y tocados.

Yo prometo estar entre vuestras almas y DIOS suplicando por vosotros tantos y tantos auxilios, para ayudaros a conquistar corazones para el Señor.
Proseguid con todas las Oraciones que Aquí os fueron dadas.
Proseguid con el ROSARIO que es tan bien aceptado por el Señor. Que luz desprende cada cuenta del ROSARIO, cada AVE-MARÍA, cada Jaculatoria, cada súplica del ROSARIO DE LAS LÁGRIMAS, del ROSARIO DE LA PAZ y de todos los otros que Aquí la Madre de DIOS os dio o os pidió que rezaseis!

Esta luz penetra en el Paraíso, llena todo el Cielo, toca el Corazón de la SANTÍSIMA TRINIDAD y atrae hacia vosotros tantas y tantas Gracias!
Si vosotros pudieseis ver cuántas luces se desprenden de las Oraciones de vuestros Rosarios y suben al Cielo y al mismo tiempo cuántas luces, cuántas Bendiciones, cuántas Gracias caen del Cielo sobre vosotros, vosotros no dejaríais de rezar ni sólo por un instante!

Yo, GENEROSA, estoy Aquí para sustentaros, animaros en la ORACIÓN y deciros:
REZAD!
Pues con la ORACIÓN haréis todos los sufrimientos, todas las dificultades pasar en vuestra vida y alcanzaréis en breve los NUEVOS CIELOS, la NUEVA TIERRA, que vendrán para todos vosotros como premio para todos los que obedecieron los MENSAJES DE LA MADRE DE DIOS, que La amaron con todas sus fuerzas y que todo dejaron por amor a Ella.

A todos en este momento Bendigo con Amor, principalmente a ti Marcos, el más amado de Nuestros hermanos, el más querido de Nuestros amigos y también a Este Lugar que Nosotros del Cielo tanto amamos y por el cual tanto velamos noche y día.
La Paz!”



Jacareí, 12 de abril 2009

1ª MENSAJE DE SANTA GENEROSA

Mensaje de Santa Generosa


Amados hermanos, Yo Generosa, os Bendigo hoy también con la Virgen Santísima. Soy vuestra hermana y desde el Cielo, miro hacia vosotros con bondad, piedad y generosidad.

Generosa fui Yo llamada y generosa quiero ser Yo en las bendiciones y en los auxilios cotidianos con los cuales quiero ayudaros para aprender el Verdadero Amor a Dios, a Su Madre Santísima y a Su Ley de Amor.

Sed generosos para con el Señor, abriendo vuestros corazones a ÉL. DándoLe toda su vida, dándoLe vuestra voluntad, vuestra libertad... Desapegándoos de aquello que todavía os prende y que todavía divide vuestros corazones entre: amar a Dios con todas las fuerzas y amar a Dios un poco y lo restante, amar a las criaturas.
Sed generosos para con Dios, expulsando de vuestros corazones todos los otros amores que usurpan vuestro amor a Dios, que os impiden amar a Dios y que os hacen resistir al amor de Dios que hace tanto tiempo os espera, os llama, os invita a entregaros completamente a ÉL y en los brazos de ÉL.

Sed generosos para con Dios, abriendo de par en par las puertas de vuestros corazones, buscando cada día cumplir más Sus Mandamientos, seguir las inspiraciones de Su Gracia, corresponder al Amor Divino, vaciándoos completamente de vosotros mismos para que entonces en vuestras almas y en vuestros corazones haya lugar para el Espíritu Santo derramar Su Gracia, obrar en vosotros, operar en vuestra vida y por medio de vuestra vida, también operar en la vida de aquellos que encontráis por el camino...

Sed generosos para con Dios, buscando cada día más ser perfectos imitadores de Cristo, de Su Madre Inmaculada, de San José, para que así, vuestras vidas como espejos clarísimos puedan reflejar la imagen y la presencia de Ellos para que las almas que todavía no Os conocen y así viéndoOs reflejados en vosotros, puedan ver y conocer la belleza, la sublimidad y la bienaventuranza que es amar los Corazones de Jesús y María por medio del Corazón de San José.

Sed generosos para con Dios, buscando cada día más, amar a Dios con más largueza y dilatación de vuestros corazones; nunca pensando que ya Lo amáis bastante, que ya hicisteis mucho o entonces, que ya sois grandes amigos del Señor, por el contrario, consideraos cada día más indignos, más traidores, más mezquinos, más egoístas, perezosos, e indispuestos para con el amor del Seños, para que así verdaderamente os estimuléis a amarLo cada vez más, a donaros cada vez más a Su Amor, a Su Bondad y a Su Plan de Salvación.

Si hiciereis esto, seréis verdaderos servidores e imitadores Míos, verdaderos alumnos Míos y Me seguiréis por la vía que Yo misma recorrí, mientras viví en Mi vida que fue la vía de la generosidad, de la donación, de la entrega total a la Voluntad del Señor a Su beneplácito para Su mayor gloria y alegría.

Sobretodo combatid vuestra pereza que tantas veces os impide de ser fervorosos y abrasados, prontos y decididos en el servicio del Señor.

En el Reino de los Cielos os perezosos no entrarán. De esta forma, creceréis cada día en la virtud, en la perfección, en la santidad que el Señor y Su Madre tanto esperan de vosotros.

Aquí, en este lugar Sagrado, donde Ellos aparecen hace tantos años, vosotros sois llamados a una gran santidad, a una gran perfección y MENOS DE ESO EL SEÑOR NO ACEPTARÁ DE VOSOTROS, por eso esforzaos lo más que pudiereis y lo restante, lo que no consiguiereis alcanzar, Yo prometo suplir con los méritos que Yo conseguí con Mis sufrimientos y Mis dolores. A todos hoy con amor y GENEROSIDAD, Bendigo.”