Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

lunes, 12 de noviembre de 2012

NOVENA DE LA MEDALLA DE LA PAZ


NOVENA DE LA MEDALLA DE LA PAZ

Para todos los días: La Señal de la Cruz en el inicio y en el final de la novena.

PRIMER DÍA
LA PRIMERA APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA

Contemplemos la Virgen Santísima apareciendo por primera vez al joven Marcos Tadeu en Jacareí, en el día 7 de febrero de 1991, pidiéndole que buscase la Santidad. 
“- Yo estaba arrodillado terminando el Padre Nuestro, la Avemaría y el Gloria, que era lo único que yo sabía rezar. De pronto, fui a terminar la oración con la Señal de la Cruz, y mi brazo fue detenido. Miré hacia adelante, un viento comenzó a soplar, una brisa agitó mi ropa, y luego vi, por encima del Altar, una Luz en forma de globo que se encendía, más brillante que el Sol. Sentí mi alma arrebatada del mundo, mi cuerpo no respondía a mi voluntad, yo no conseguía moverme, ni hablar, ni levantarme o correr. No veía quien me
hablaba, pero veía la Luz que tomaba todo el Altar. Oí una voz tan clara como un tono de campana, una voz de mujer, muy dulce, muy tierna, que me decía:”
“- ¡Hijo mío, hijo mío! Es necesario santificarse. La santidad es un camino difícil, pero... el fin es real y glorioso...”
Le pedimos, ó Reina de todos los Santos que nos ayude a buscar y a andar por el camino de la santidad que es agradable a Dios.
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

SEGUNDO DÍA
EL NOMBRE DE LA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ

Contemplemos la Virgen Santísima revelando al joven Marcos que deseaba ser llamada en estas apariciones por “Reina y Mensajera de la Paz.” Le pedimos a Nuestra Madre Inmaculada que nos conceda siempre
su bendición para que nosotros podamos propagar su devoción.
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

TERCER DÍA
EL TERCIO DE LA EUCARISTÍA

Contemplemos la Virgen Santísima revelándole al joven Marcos el Tercio de la Eucaristía y pidiéndole que fuese rezado todos los días, especialmente a los jueves, en reparación al Santísimo Sacramento. Le pedimos a la Madre de la Eucaristía que nos conceda a nosotros la gracia de un gran amor a Jesús Eucarístico.
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

CUARTO DÍA
EL ROSARIO DE LA PAZ

Contemplemos la Virgen Santísima enseñándole al joven Marcos el Rosario de la Paz, y pidiéndoles a sus hijos devotos que lo recen diariamente en el mundo entero, especialmente a las ocho de la noche. La Virgen les promete conceder la Paz al mundo y a todos los que lo recen piadosamente. Le pedimos a la Señora del Rosario de la Paz que nos conceda a nosotros el verdadero espíritu de oración y penitencia, y le conceda
la Paz al mundo entero, dilacerado por la discordia y por las guerras. 
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

QUINTO DÍA
LAS APARICIONES DIARIAS DE MARÍA Y LAS VISIONES DEL CIELO, DEL INFIERNO Y DEL PURGATORIO

Contemplemos la Virgen Santísima apareciéndole todos los días al joven Marcos por tantos años seguidos y mostrándole el Cielo, el Infierno y el Purgatorio para indicar la recompensa de los buenos, el castigo para los malos y la purificación de las almas. Le pedimos a la Reina del Cielo y de la Tierra que nos conceda a
nosotros la gracia de creer en Su Presencia de Amor y la gracia de esforzarnos para llegar al Cielo junto a Dios, para que así escapemos del fuego del infierno. 
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

SEXTO DÍA
LOS MENSAJES MATERNOS DE MARÍA Y SUS MILAGROS

Contemplemos la Virgen Santísima apareciéndole todos los días al joven Marcos, dándole mensajes a la humanidad, pidiéndole oración, conversión, ayuno, vida sacramental, lectura de la palabra de Dios, confesión, paz y reconciliación, y realizando señales en el sol, en la luna, en las estrellas y muchas otras gracias para que sus hijos incrédulos conviértanse. Le pedimos a la Reina de los Ángeles y a los Santos que nos conceda a nosotros la Gracia de la vivencia de Sus Mensajes y la conversión de nuestro corazón hacia Dios.
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

SÉPTIMO DÍA
LA VIRGEN CON EL NIÑO Y SAN JOSÉ

Contemplemos la Virgen Santísima con el Niño Jesús y San José, apareciendo en Jacareí y bendiciendo el mundo, las familias, la iglesia y los pueblos. Le pedimos a la Reina de las Familias que por medio de su santa
Medalla de la Paz proteja todas las familias del mundo y nos conceda la grande gracia de tenermos familias santas, que sean generadoras de muchos santos.
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

OCTAVO DÍA
LA MEDALLA DE LA PAZ Y LA FUENTE MILAGROSA DE LA VIRGEN MARÍA

Contemplemos la Virgen Santísima revelándole la Medalla de la Paz al joven Marcos en el día 8 de noviembre de 1993, y posteriormente haciendo brotar una Fuente Milagrosa en Jacareí para personas de todo el mundo, a fin de aliviarles y concederles las gracias de su Amor Maternal. Le pedimos a la Virgen de la Medalla de la Paz que nos conceda a nosotros la gracia de la liberación de nuestros vicios y pecados, para que hagamos la voluntad de Dios.
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

NOVENO DÍA
LAS APARICIONES DE MARÍA - EL ÚLTIMO LLAMADO DE DIOS

Contemplemos la Virgen Santísima, con sus ojos llenos de lágrimas de sangre, contándole al joven Marcos que los pecados del mundo aumentan cada día más, que la copa de la Justicia Divina está transbordando, que muchas almas van al infierno todos los días, que no hay quien les haga reparación, y que el plazo para la
conversión del mundo está agotándose. Le pedimos a la Reina de los dolores que nos conceda a nosotros la gracia de la conversión de los pecadores, de la perseverancia de los justos y del alivio de las almas del Purgatorio.
Rezar 3 Avemarías, y después de cada una rezar: “Reina y Mensajera de la Paz, ruega la Paz al mundo entero.”

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

“Ó María, Reina y Mensajera de la Paz, nosotros le suplicamos: traiga la Paz al mundo entero. ¡Paz en la iglesia, Paz en las familias, Paz en los corazones, Paz en el mundo entero! Que todos nosotros seamos como Usted, mensajeros e instrumentos de la Paz.
Que el Espíritu Santo, el Santificador, venga con el don de la Paz, por la puerta de Su Corazón Inmaculado.
Que la Paz de Su Corazón Inmaculado, ó María, destruya las fuerzas del infierno. Ó Jesús, Príncipe y Señor de la Paz, tenga piedad de nosotros y del mundo entero. Amén.”

Oración enseñada por María, Reina y Mensajera de la Paz, para apartar las fuerzas del mal
(Se hace esta oración agarrando la Medalla de la Paz)

“- Ó María, Virgen de la Medalla de la Paz,que con esta medalla aplasta el demonio, ¡Venga socorrernos a nosotros, y aparte para lejos de nosotros las fuerzas del mal! Que adonde esté la Medalla de la Paz, sean derrotadas las fuerzas del mal, derrotado el enemigo de Dios, y plantada la Paz! ¡Que la Medalla de la Paz sea nuestro ‘escudo de la Paz’, y que venza por medio de ella, el AMOR de Dios! 
¡Madre del Rosario de la Paz, ruega por nosotros!
¡Jesús, María y Espíritu Santo, yo les amo!
Salven a nosotros del infierno, Amén!”
(Oración enseñada en 23/09/96)