Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

martes, 22 de enero de 2013

Mensaje de San Gerardo





Mensaje dado en Jacareí a Marcos Tadeu Teixeira el 1 de Enero de 2013.

(San Gerardo): "-Marcos, vengo hoy a decirte: Te amo! Me encanta este lugar sagrado de las Apariciones y a cada uno que aquí viene. Protejo a todos con amor y nunca les  dejaré solos.
En este nuevo año que nace deseo que ustedes dejen las tinieblas del pecado y empiecen una nueva vida de amor y conversión. Ren
uncien al pecado y entonces  la Gracia de Dios entrará con tal poder en sus vidas que jamás ustedes serán los mismos.
Los Sagrados Corazones de Jesú, María y José quieren hacer grandes maravillas en sus vidas este año, pero sus almas deben estar abiertas para su Gracia. Por eso recen hasta que tengan la fuerza interior para renunciar al pecado y así la Gracia Divina podrá triunfar en sus almas.
Les bendigo a todos con amor y a todos cubro con mi manto hoy."