Desde el 7 de febrero de 1991, Nuestra Señora Reina y Mensajera de La Paz, Nuestro Señor Jesús, El Corazón Amoroso de San José, El Espíritu Santo, Los Santos y Lós Ángeles, aparecen con frecuencia en la ciudad de Jacareí, São Paulo, Brasil, al Vidente Marcos Tadeu Teixeira y hacen a la humanidad una última llamada a la conversión.


Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 23 años


“… En estos 20 Años Yo hice grandes maravillas en medio de vosotros. Realicé portentos admirables y transformé todas las vidas de aquellos que Me respondieron SI en ya perfecto Cielo, pequeño Cielo ya en la Tierra. En estos VEINTE AÑOS, Yo hice grandes maravillas en todos aquellos que atendiendo a Mi llamado para rezar más, comenzaron una verdadera vida de oración Conmigo, comenzaron un verdadero camino de oración continuo e incesante, ofreciéndose ellos mismos como incienso de oración en el altar de Mi Corazón Inmaculado, rezando siempre más Conmigo y por medio de Mí al Altísimo, para alcanzar de Él Misericordia para la Tierra, para alcanzar de Él la Paz y para alcanzar a todos Mis Hijos, principalmente los que estaban más lejos de Mi Corazón, más hundidos en el fangal del pecado, más inertes en la prisión sin muros de satanás que es el pecado, la gracia de la liberación, de la regeneración, del rescate, de la conversión y del regreso hacia Dios…” (Mensaje de María Santísima el 06/02/2011)

lunes, 29 de febrero de 2016

21.02.2016 MENSAJE DE LA VIRGEN MARIA


Jacareí, 21 de Febrero del 2016
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 




17º ANIVERSARIO DE LA FUENTE MILAGROSA DE LA MADRE DE DIOS EN JACAREÍ





MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Queridos Hijos, hoy, nuevamente les llamo a todos, a imitar la Santidad de Mis Pastorcillos de Fátima: Lucía, Francisco y Jacinta, que tanto Me amaron y tanto verdaderamente, dieron al mundo un ejemplo de Amor Verdadero a Dios y a Mí.

Imiten a Lucía, Francisco y Jacinta en el amor ardiente e inflamado que Ellos tenían por Dios y por Mí, haciendo de sus vidas verdaderamente, un acto continuo de súplica a Dios por la conversión de los pecadores y también de expiación por los pecados con que Dios es ofendido.

Como Ellos, vivan para consolar a Dios con las oraciones, con las buenas obras, con la obediencia a Mis Mensajes todos los días, viviendo como Verdaderas Rosas Místicas: Blancas de Oración y Rojas de Sacrificio. Dando a Dios el perfecto y el verdadero amor de sus almas, para alegrar al Señor que está tan apenado por tantos pecados que el mundo ha cometido.

Imiten a los Pastorcillos Lucía, Francisco y Jacinta, viviendo una vida de verdadera e intensa oración como Ellos vivieron. Viviendo continuamente en la presencia de Dios, o sea, con la consciencia de que Él está todo el tiempo cerca de ustedes, viendo a cada uno de ustedes, escuchando todo lo que ustedes hacen y todo lo que dicen.

Entonces, ustedes vivirán una vida de Perfecta Unión con Dios, dándole durante todo el día, muchos actos continuos de Amor, de Esperanza, de Fe, haciendo todo en Su presencia, con Él y para Él. Y así, de esta manera, verdaderamente, todas sus obras y actos se transformarán en oración viva e incesante, que sube al Cielo ininterrumpidamente todos los días y el día entero. Dando a Dios así, el calor de sus corazones, calentado siempre por la oración viva, y hechas siempre con el corazón.    

Imiten a los Pastorcillos Lucía, Francisco y Jacinta, en la penitencia que Ellos hacían por la conversión de los pecadores, sobretodo, aceptando los sufrimientos, cruces y trabajos que Dios permite y ofreciéndole todo en acto de expiación por los pecados de la humanidad.

Si ustedes hacen eso, verdaderamente todos los días, de sus almas subirá a Dios una gran fuerza mística de reparación y expiación. Y entonces, Dios verdaderamente será desagraviado por tantos millones de pecados que se cometen todos los días en la faz de la tierra y Él se alegrará al ver que verdaderamente ustedes son Sus Hijos Amorosos que lo consuelan, que lo desagravian y que verdaderamente se compadecen del gran sufrimiento que le dan Sus Hijos ingratos.

Imiten el Verdadero Amor que tuvieron Mis Pastorcillos Lucía, Francisco y Jacinta, rezando cada día más, viviendo cada día más en la Gracia de Dios, en el Amor, en la Oración y también imítenlos en el Verdadero e Intenso Amor que Ellos tuvieron por Mí, desagraviando Mi Corazón Inmaculado que es tan ofendido y tan traspasado por espinas y espadas de dolor todos los días, que Mis Hijos ingratos clavan en Mi Corazón con blasfemias, con ofensas, con la desobediencia a Mis Mensajes, con la negación y la persecución a Mis Apariciones y Mis Mensajes. Para que así, verdaderamente, Mi Corazón Inmaculado encuentre en todos ustedes aquel Amor Puro y Verdadero, que encontró en los corazones de Mis Tres Pastorcillos de Fátima y también en ustedes pueda realizar las grandes maravillas de Santidad que realicé en Ellos, para la mayor Gloria de Dios y triunfo de Mi Inmaculado Corazón.

Sean fuentes puras de Mi Inmaculado Corazón, para purificar este mundo con la oración, con el sacrificio y con la Santidad de vida de todos ustedes.

Hoy, cuando ustedes celebran aquí el aniversario del día en que Yo bendije Mi Fuente Milagrosa de Gracias para todos Mis Hijos, Yo deseo que ustedes también se transformen en fuentes vivas, que den a todo el mundo, a todos Mis Hijos, el agua de la Santidad, de la Oración, del Amor Puro a Dios, de la Obediencia a Dios, del Amor Verdadero a Mí. Para transformar esta tierra seca que es el mundo, este desierto, de nuevo en un jardín, en un viñedo verde, que da al Señor muchas Rosas de Santidad, de Amor y de Perfección, muchos frutos de Verdadero Amor y de Santidad para mayor Gloria Suya.

Comiencen por ustedes mismos, a transformarse en todo eso, por medio de la renuncia a su voluntad, a los placeres mundanos, al pecado y a la vida verdadera y perfecta de más oración, más meditación, más amor al Señor y a Mí, y más donación de ustedes mismos a Mi Plan de Salvación de la humanidad, haciendo los Grupos de Oración y Cenáculos que Yo pedí por todas partes, para que Mis Hijos verdaderamente, se preparen para los grandes castigos que están aproximándose del mundo, que purificarán la tierra de tantos pecados y crímenes. Y verdaderamente limpiarán a toda la humanidad de tanto pecado y de tanto odio a Dios, a la Verdad, a la Fe Católica y a Mí.

Prepárense, los 3 días de tinieblas están muy próximos. Conviértanse sin demora. Prepárense para el triunfo de Mi Inmaculado Corazón y para la vuelta de Mi Hijo Jesús en la Gloria, que está próxima.

A todos bendigo con amor: de FÁTIMA… de ERECHIM… y de JACAREÍ."